viernes, 29 de junio de 2018

El Desembarco de Normandía, Día D (1ª Parte)


Cuando el Cielo y la arena se volvieron de color rojo


EL COMIENZO


En la mañana del 6 de Junio de 1944, las tropas aliadas desembarcaron en cinco playas de la península de Cotentin y del departamento de Calvados. Esta operación, preparada durante meses, permitió reanudar los combates en una Francia sometida al Ejército alemán. El desembarco de Normandía conocido con el nombre de en clave de Operación Neptuno, fue una fase decisiva de la liberación de Francia. Tras el desembarco, se libró la Batalla de Normandía. Sword Beach, Gold Beach, Utah Bach, Omaha Beach y Juno Beach, estas fueron las playas de la muerte.

El significado de "D", es un término genialmente utilizado por las fuerzas militares para referirse a una operación o al inicio de un ataque. Aquí la letra D también podría significar "decisión", en referencia al hecho de los EE.UU. tomó la decisión de la invasión de Normandía.
Miles de soldados de EE.UU., Reino Unido y Canadá tomaron por asalto las playas de la región norte de Normandía para contrarrestar el poderío nazi en el territorio. Muchos son los acontecimientos que formaron parte del Dia D, fecha que comenzó la llamada Operación Overlord, que consistía en un gran desembarco de los Aliados en las playas de Normandía.

La fecha del ataque no la conocían ni tan siquiera los soldados que participaron en la batalla, la hora, la fecha y hasta el lugar del ataque se mantuvieron en secreto para garantizar el éxito de la operación. En Francia se encontraban 55 divisiones alemanas, pero, debido al secretismo de la operación, solo ocho pudieron llegar al lugar del ataque.

El desembarco de Normandía fue la invasión por mar más grande que jamás se había antes realizado, también se convirtió en el desembarco más sangriento. Fue complicado elegir mandos para la invasión de Europa porque había una clara competencia entre los norteamericanos y los británicos. Para salvar las diferencias se eligió como y jefe comandante supremo de todos al general norteamericano de 54 años Dwtih David Eisenhower, apodado "Ike". Bajo puestos secundarios  eran todos británicos, Arthur Willian Tedder como vicecomandante, Bernard Law Montgomery como jefe de las Fuerzas de Tierra, Bertram Ramsay quedó confinado en la Villa Southwich House de Portsmounth.


Operación Overlord fue el nombre con que se denominó el plan, subdividido a la vez en Operación Neptune para lo referente a la parte naval, y Operación Fortune para referirse a la parte aérea. La costa de la Baja Normandía se repartió según el despliegue de la Fuerza Expedicionaria Aliada de Eisenhower en cinco playas: Utah y Omaha al oeste reservadas para el I Ejército Estadounidense del general Omar Bradlley, mientras que Gold, Juno y Sword en el este para el II Ejército Británico-Canadiense del mariscal Montgomery (parte inglesa) y Miles Dempsey (parte canadiense). Antes del desembarco  la 6ª División Aerotransportada Británica del general Richard Gale saltaría sobre el este de Caen, al mismo tiempo que las 82º    y 101º Divisiones Aerotransportadas Estadounidenses, generales Mathhew Ridgway y Maxwell Taylor rspectivamente, harían lo mismo en la Península de Contentín Por último, John Howard con la 22 Compañía Paracaidista Autónoma Británica aseguraría el Puente Pegasus en el Estuario del Río Orne. Todas aquellas fuerzas formaban el XXI Grupo de Ejércitos Aliado, apoyado por el VIII Ejército del Aire Estadounidense del general James Doolittle, la 9ª Escuadra Aérea Estadounidense del general Lewis Brereton y la 2ª Escuadra Aérea Británica del mariscal John Cunningham.

Fuerzas libres de diferentes países participarian en el desembarco, además de la presencia de la Resistencia Francesa en retaguardia encuadrada en las Fuerzas Francesas de Interior y el Maquis, Exiliados de Polonia, Noruega, Holanda, Bélgica, Grecia,Checoslováquia e incluso de la España Republicana aportarían su granito de arena a las fuerzas de invasión y la Commonwealh desembarcarían ciertos voluntarios procedentes de Australia, Nueva Zelanda e India. Aprovechando que los submarinos alemanes habían perdido su dominio en el Atlántico, los Aliados en EE.UU. y Gran Bretaña formaron un Ejército de 3.000.000 de tropas para invadir Europa, aunque la fuerza en el desembarco inicial sería de 96.000 hombres, ya que el resto se quedaría en Inglaterra a la espera de que el grupo de ataque tomara las playas.

Posiblemente lo más impresionante del Día D sería la inmensa flota aliada. En total se componía de 6.939 barcos, repartidos en 8 acorazados, 27 cruceros, 221 destructores, 2 submarinos, 495 patrulleros, 58 cazasubmarinos, 4 dragaminas, 2 monitores, 2 cañoneros, 1 fragata, 2 cargueros, armados, 864 mercantes, 736 buques auxiliares, 4.126 transportes o barcazas de desembarco, y los 388 restantes de otros tipos como gabarras, remolcadores, corbetas, etc. Los buques de primera línea que combatirían a unos metros de la playa fueron los 8 acorazados, los 27 cruceros, 62 destructores, 1 dragaminas, 1 fragata, 1 cazasubmarinos, 2 monitores, 2 cañoneras, 1 patrullero y los dos cargueros armados. La aviación la componian de 12.000 aparatos, siendo los más numerosos los transportes aéreos C-47 Dakota, cazas P-51 Mustang, P-47 Trunderrbolt, P-38 Lighning, Typhoon y Spitfres, bombarderos B-17, B-25 Michell, B-26 Marauder y Avro Lancaster, y por último los planeadores del típo Horsa. De blindados contaban con 300 carros de combate acuáticos Sherman DD.


Durante la primera mitad de 1944 el espionaje americano e inglés estuvo intentando hacer creer a Adolfo Hitler que la invasión sería en el Paso de Caláis. George Patton colocó fuerzas no destinadas a la invasión en el sur de Gran Bretaña para despistar al enemigo, entre las cuales incluyó carros hinchables que confundieron a los espías del Eje haciéndoles creer que eran divisiones blindadas. Algo parecido se simuló con una falsa actividad radiofónica muy intensa en el condado de Kent. La Operación Overlord se fijó para el 15 de Mayo de 1944, siempre que el Departamento de Meteorología del capitán James Stagg no estropeara la faena. El problema es que sucedió eso mismo, pues fue necesario retrasarla debido a las altas mareas de las olas y a buscar una fecha con el máximo posible de horas de luz. Los únicos días faborables eran 5,6,7 de Junio y 19,20,21 de Junio, estos últimos demasiado tardíos. Fue entonces cuando se pensó en una invasión para el lunes día 5 de Junio, pero de nuevo la fortuna quiso que el mal tiempo y una lluvia a cántaros lo impidieran.

Eisenhower atacado de los  nervios estaba muy ansioso por salir, lo mismo que los soldados que desde hacia dos días esperaban embarcados bajo una intensa lluvia que les calaba los huesos. Al final hubo suerte en el último instante porque el parte meteorológico informó una mejoría para el día 6 de Junio que incluía nubes menos de 5/10 base 600-1.00 metros. Al caer la tarde del 5 de Junio de 1944, desde los puertos de Southampton, Dover, Portsmouth y Plymouth, partió la majestuoso flota aliada. El Canal de la Mancha se llenó de la Armada más grande que el mundo había conocido. El mar es taba repleto de todo tipo de embarcaciones donde la vista no alcanzaba a ver en el horizonte. Sobre los barcos, millares de aviones cubrían el cielo ennegreciendo el paisaje marítimo. Jamás en la Historia habría pasado nada igual, comenzaba la invasión por mar más colosal que el mundo hubiera conocido.

FUERZA ALIADA:

Terrestre:  96.000 soldados
Aéreas:  11.590 aviones
Navales:  6.939 barcos y 107 navíos

Con impaciencia el Tercer Reich esperaba la anunciada invasión del continente europeo. El Ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, había hecho incapié en la invulnerabilidad de la Muralla Atlántica, logrando que sus adversarios pensasen que realmente la costa de Europa Occidental era el lugar más peligroso que dominaba el Imperio del Eje. Hitler estaba convencido de que la invasión enemiga se produciría en Paso de Calaís, algo lógico por ser el sitio más próximo a la costa inglesa. Ese quizá fue el error más grave que cometieron los alemanes y rampas de lanzamiento para los misiles V_1 se encontraban en torno a Calais. El único que acertó en su previsión de la costa normanda como lugar del desembarco fue el brillante mariscal de campo Erwin Rommel, antiguo jefe del África Korps en Líbia y Egipto, el estaba convencido de que Normandía era el sitio escogido por los Aliados, su genio militar y táctico como tantas otras veces se lo decía y no le falló, pero también como de costumbre nadie quiso escucharle.

Responsable en jefe de la Muralla Atlántica, el Mariscal Rommel, tuvo el honor de ser designado inspector técnico, al mando de las Fuerzas Armadas en Europa Occidental estaba el veterano mariscal Gerd Von Rundest y de la Jefatura del Grupo de Ejércitos B, son el Cuartel General ubicado en el Castillo de Fonaineblau. Las Fuerzas de dicho Grupo eran el LXXXVIII Cuerpo del general Hans Reinhard, el XI Ejército del general Hans Von Salmuth y VII Ejército del general Freidrich Dollaman, este último el las playas de desembarco.. Actuando independientemente estaba el Grupo Panzer Occidental del general Geyr Von Schwppenburg. Precisamente la estrategia se basaba en no permitir al enemigo pasar de la arena, sus palabras fueron, El desembarco se resolverá en la playa, y será el día más largo de toda la guerra. A lo largo de las playas, costas, calas en Normandía fueron enterradas más de 6.000.000 de minas típo Teller y Schuh, alambradas que recorrían la costa punta a punta, así como búnkers de hormigón y casamatas con batería costeras, emplazamientos de artillería y nidos de ametralladora, variando el armamento desde trípodes con automáticas MG-42 hasta cañones de 88 mm., incluso grandes piezas muy diversas.



Junto a las orillas y en los primeros metros de arena se implantaron caballos de frisa de acero para impedir el paso de vehículos, se cavaron troncos, se fijaron estacas, se cavaron zanjas, se amontonaron piedras, se acloparon troncos, se instalaron minas atadas a palos de madera conocidas como espárragos de Rommel. Hormigoneras de tiro, las verjas belgas, que soldaban vías ferroviarias, las barras de hierro sumergidas bajo el agua para desgarrar la panza de las barcazas y el uso de minas de porcelana que salían más baratas. Para obstaculizar el salto de paracaidistas se inundaron zonas llanas d agua de los pantanos. Pero quizá lo más llamativo de la Muralla Atlántica fuese su grueso y largo muro de hormigón vertical que guardaba Europa como si fuese una fortaleza.

Sobre Normandía en Junio de 1944 un total de 107.858 soldados alemanes, aunque sólo un grupo marchó mucho más reducido se encontraba en las playas. La calidad de esos soldados ea excelente, pues un gran número era veterano del Frente del Este, aunque también había muchos jóvenes recién incorporados de las Juventudes Hitlerianas y las Waffen-SS.

Frente a las playas elegidas por los Aliados para desembarcar, el despliegue alemán se efectuó de la siguiente manera: la 709ª División de Infantería en Utah, la 352ª División de Costa en Omaha, y la 716ª División de Infantería en Gold, Juno y Sword. De reserva quedaron la 21ª División Panzer, la 91ª División Aérea y la Milicia Francesa, mientras que los Osttruppen quedaron repartidos más o menos equitativamente por las cinco playas.

FUERZAS DEL EJE

709ª División de Infantería
352ª División de Costa
716ª División de Infantería
91ª División Aérea de la Luftwaffe
21 División Panzer
Osttruppen, (voluntarios rusos, musulmanes, turkestanos, coreanos, japoneses, Milicia Vichysta Francesa).

Justo al llegar el 6 de Junio de 1944, sucedieron una serie de casualidades en el bando alemán que resultarían fatales. La primera es que Rommel no se encontraba en Normandía porque era el cumpleaños de su mujer Lucy Rommel. El mariscal Gerad Von Rundest, el cual no dio ninguna orden de alerta pensando en un desembarco con el mal tiempo existente sería imposible. La Fuerza Aérea Alemana (Lufwaffe) tampoco tomó ninguna medida de seguridad, de hecho 24 horas antes de empezar la invasión redujo sus efectívos de 140 aviones a 36 para enviar el resto a Rusia.

Segunda Parte........   EL DÍA D

No hay comentarios:

Publicar un comentario