jueves, 2 de agosto de 2018

Afganistán, cementerio de imperios


En público, los militares aportaron la intervención en Afganistán; sin embargo, en privado, estaban preocupados por quedar atrapados. Después de 16 años, temían que se hubiera diseñado la receta para una guerra sin fin, según explico un embajador estadounidense que se reunió con los oficiales. No obstante, los generales sintieron que no había más alternativa, por lo menos no una realista, que continuar peleando una misión perdida, aseguró el diplomático.

Esos generales erán pakistanies y las reuniones con el el embajador Tom Simons se produjeron en 1996. Simons le contó su experiencia al periodista Steve Coll en 2002, un año después de iniciada la misión estadounidense en Afganistán, que ha durado 16 años ya que Donal Trump pretende mantener durante su mandato.

Hay varias razones para que el conflicto de Afganistán, tanto entonces como ahora, no puede solucionarse. La combinación de varios factores, como el colapso estatal, conflicto civil, desintegración étnica, así como la intervención de varios bandos, ha encerrado a esa nación en un círculo perpetuo que quizás esté lejos de cualquier solución externa.

Romain Malejacq, politólogo del Centro de Análisis y Gestión de Conflictos Internacionales en Países Bajos, dijo....  Entre más seguimos, más división hay, aseguró. Cada vez me siento más pesimista. Para ser honesto, realmente no sé cómo va a salir Afganistán de esto.

Sin embargo, los académicos creen cada vez más que cuando un Estado ha fracasado de manera tan rotunda, como es el caso de Afganistán, mejorar algunos de estos elementos podría entorpecer al otro.
Ken Menkhaus, politólogo de Davidson College documentó esta dinámica en su estudio sobre Somalia, un caso que los expertos suelen comparar con Afganistán.


Menkhaus encontró que los somalíes se habían adaptado a la desintegración de su país y establecieron sus propias instituciones locales informales, a menudo bajo la autoridad de los caudillos de la guerra. Esos sistemas estaban plagados de corrupción e injusticia, pero se sentían orgullosos.
Entre más crecían estos grupos, mayor peligro representaban para el gobierno central. Según Mnkhaus, reconstruir al Estado somalí se volvió un ejercicio reproductor de conflicto.

No obstante, eso creó tensiones entre el Estado, las guerrillas y los grupos armados que se formaron durante la ausencia de un gobierno central. Con frecuencia, el conflicto se hizo más violento y empeoró la inseguridad.

Afganistán está atrapado en otra paradoja. Su ubicación lo pone a merced de varias potencias extranjeras que se beneficiarían de la estabilidad afgana, aunque también podrían verse en desventaja si otro país llega a dominar. En consecuencia, prácticamente cualquier tratado de paz viable es inaceptable para alguna de las partes involucradas.

Entre los mecenas de Afganistán se encuentran los rivales geopolíticos con mayor tensión entre ellos: Rusia, EE.UU., Pakistan e India, así como Irán. Cada uno tiene su propio grupo favorito para controlar la región.

Aunque ninguno está satisfecho con el statu quo, no logran encontrar un acuerdo de paz en el que los cinco puedan sacar cierta ventaja, por ejemplo, los generales pakistanies que lamentan  la tensión que la guerra ejerce en su país temen que el dominio de India en Afganistán sería peor, así que centran sus esfuerzos en debilitar a cualquier tribu que piensen que se ha aliado con su adversario.

Estas decisiones se han ocasionado que la política interna estadounidense favorezca el desarrollo de una guerra que pocos creen que se pueda ganar y una estrategia que es ampliamente considerada como fallida. Un acuerdo con el régimen talibán o un retiro unilateral significarían capitulaciones humillantes o mirar cómo el país colapsa todavía más sin hacer nada.


También influyen las políticas partidistas. Los demócratas usan a Afganistán para protegerse de las críticas por oponerse a la guerra en Irak. Los votantes, según las opiniones de los políticos, leen este consenso bipartidista como evidencia de que la guerra es necesaria.

La diversidad étnica en Afganistán, aunque alguna vez fue estable, ha significado otro punto de división que ha causado el colapso del país, la guerra no comenzó como un conflicto étnico. Cuando los grupos étnicos se sienten vulnerables u opuestos por su etnicidad, la idéntidad se fortalece y crece la desconfianza hacia otros grupos explican algunos científicos. "Es un círculo vicioso". El conflicto sigue creciendo con el tiempo y las fracturas se vuelven más evidentes. Mientras el conflicto se desgasta y los civiles inevitablemente se ven atrapados en el fuego cruzado.

El Afganistán actual es muy diferente del de aquella época. Los Estados europeos se fueron construyendo a lo largo de los siglos, una proeza que Estados Unidos quiere lograr en unos cuantos años.

Mukhopadhyay sostiene que la reconstrucción de Afganistán tomará muchos más años que los previstos por las estrategias estadounidenses, y quienes hacen las políticas deben pensar en un proceso que involucre a varias generaciones. Estados Unidos no puede ni ganar la guerra en Afganistán, ni poner fin ni salir del país.

Los últimos ataques suicidas vuelven a poner en el centro de atención el fracaso de los esfuerzos de Trump por estabilizar el país. La guerra de Afganistán costará 45.000 millones de dolares este año de 2018. Al mismo tiempo Trump ignora las lecciones de la historia.

Los últimos y terribles ataques suicidas cometidos en Kabul y Kandahar que mataron este mes de Mayo a más de 50 personas han puesto de nuevo la atención en el fracaso continuo de los esfuerzos estadounidenses por estabilizar el país, sostienen los críticos, EE.UU. está en un triple apuro: no puede ganar la guerra, ni puede ponerle fin y no puede salir del país.



A medida que aumentan las victimas civiles y sin indicios de que los recientes refuerzos de la OTAN y de EE.UU. estén marcando la diferencia, es que el ISIS y los talibanes parecen estar compitiendo por el título de los terroristas más temidos. ISIS reivindicó los ataques de Mayo en Kabul, así como el atentado en un centro de registro de votantes en donde mato a 60 personas. Pero fueron los talibanes los que perpetraron dos atrocidades infames en Enero. En una, una ambulancia llena de explosivos estalló y mató a cerca de 100 personas. En la otra, el hotel de lujo Intercontinental de Kabul se convirtió en un campo de batalla.

Los talibanes lanzaron su ofensiva la primavera de 2018 amenazando con un caos cada vez mayor. De acuerdo con cálculos estadounidenses, las fuerzas del Gobierno controlan menos del 60% de Afganistán, con el resto en disputa o bajo control de los insurgentes. Otro problema es que los terroristas están ahora atacando específicamente la frágil y recién nacida democracia. De ahí los repetidos ataques a ministerios del Gobierno a los organizadores de las elecciones parlamentarias y locales de Octubre y a los periodistas que trabajan para medios locales independientes y occidentales.

Cada nueva matanza en un lugar público de perfil alto debilita la autoridad interna y externa de Ashraf Ghani, el asediado presidente de Afganistán, Ghani presentó en Febrero un ambicioso plan para la paz, ofreciendo un alto el fuego inmediato y conversaciones, la única respuesta que ha recibido hasta ahora ha sido el derramamiento de sangre. El pasado Agosto de 2017 Donal Trump presentó una estrategia de combate par ganar, ha desplegado unos 3.000 solados adicionales, ha aumentado el alcance y autonomía de las operaciones antiterroristas y ha pedido a los aliados de la OTAN que hagan más para ayudar en su misión.

La iniciativa de Trump ha resultado ser casi inútil como su decisión de tirar "la madre de todas las bombas". EE.UU. lanzó el artefacto sobre lo que se creía que era una red de cuevas y túneles del ISIS al este de Afganistán. Trump se jactó de una gran victoria, dando un nuevo significado a la palabra bombastic (grandilocuente). En lugar de contener la violencia e imponer la paza, la decisión de Trump de dar luz verde a un mayor uso de ataques con drones, parece haber tenido el efecto contrario, datos de la ONU en Febrero, el aumento el año pasado del número de ataques indiscriminados provocó más de 10.000 bajas civiles, incluidas 3.500 muertes.


En ausencia de una estrategia completa de EE.UU., Afganistán corre el riego de convertirse en un gran campo de entrenamiento y un punto de ensayo de armas para las Fuerzas Armadas estadounidenses. Estudios más serios del dilema afgano de Estados Unidos creen que diga lo que diga Trump, EE. UU. está atrapado allí de forma indefinida.

Tras los atentados terroristas del 11 de Septiembre de 2001 y en el marco de un orden político internacional multipolar y asimétrico. EE.UU. realizó una serie de políticas en el ámbito exterior para dar respuesta a esos atentados y para aumentar su influencia política en Oriente medio. Tras el 11-S, las pistas de los causantes de los atentados terroristas de Nueva York llevaban hacia la organización terrorista Al Qaeda encabezada por Osama Bil Laden. En el año 2001 Bin Laden estaba en Afganistán, donde existían un régimen político islamista radical por parte de los talibanes.

En este contesto anterior, EE.UU. inició sus acciones contra Afganistán en Octubre de 2001. El régimen talibán se negó a entregar a Bin Laden a EE.UU., lo que llevó a éstos a preparar una guerra para apresarle aunque fuera invadiendo el país. Afganistán se podría considerar como un estado fallido.

Existen dos operaciones fallidas luchando contra el país. La Operación Libertad Duradera, es un operación de combate estadounidense con la participación de algunos países e la coalición y que actualmente se está llevando a cabo princinpalmente en las regiones del sur y del este del país a lo largo de la frontera con Pakistán. En esta operación participan unos 28.300 soldados estadounidenses aproximadamente.

La segunda operación es la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), que fue reestablecida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a finales de Diciembre de 2001 para asegurar Kabul y las áreas de sus alrededores. La OTAN asumió el control de la ISAF en 2003. En Julio de 2009, la ISAF tenía en torno a 64.500 soldados de 42 países, proporcionando los miembros de la OTAN el núcleo de la fuerza. Estados Unidos tenía aproximadamente 29.950 soldados en la ISAF.

En la invasión, EE.UU. y Reino Unido llevaron a cabo la campaña de bombardeo aéreo, con fuerzas terrestres proporcionadas fundamentalmente por la Alianza del Norte. En 2002, fue desplegada la infantería estadounidense, británica y canadiense. A finales de Noviembre, Kandahar, cuna del movimiento talibán, era el último bastión que le quedaba al grupo extremista islámico.


 Mientras tanto, había llegado el primer número significatívo de tropas de combate de EE.UU. Cerca de 1.000 marines, que fueron transportados en helicópteros CH-53E Super Stalion y aviones C-130, establecieron una base de operaciones avanzada conocida como Camo Rhino en el desierto del sur de Kandahar el 25 de Noviembre. Este fue el primer punto estratégico de la para esta Coalición en Afganistán, y el primer paso para establecer otras bases de operaciones. El primer combate importante en el que participaron las fuerzas terrestres estadounidenses ocurrió un día después de montar Camp Rhino, cuando 15 vehículos blindados se acercaron a la base y fueron atacados por helicópteros artillados, destruyendo muchos de ellos.

Sin embargo, Kandahar, la última ciudad controlada por los talibán, había caído, y la mayoría de los combatientes talibán se había disuelto. Mientras los Marines tomaron el control del aeropuerto a las afueras y establecieron una base.



The New York Times
El Diario. es
La Crísis de la Historia.es
wikipedia.es/Afganistán

viernes, 27 de julio de 2018

La Guerra de Vietnam y la conciencia norteamericana


La Guerra de Vietnam, también llamada la Segunda Guerra de Indochina, fué un conflicto bélico acaecido entre los años 1964 y 1975 donde se enfrentaron, la Repúblia de Vietnam, o Vietnam del Sur, apoyada principalmente por los EE.UU., además de otros 40 países contra la República Democrática de Vietnam del Norte, apoyada por el bloque comunista, principlmente la URSS y la República Popular China como parte de la llamada Guerra Fria. La Guerra finalizó con el armisticio entre el Sur y el Norte, y quedó marcada en la historia como la primera derrota militar de los EE.UU.

En el 1975 tras la toma de Saigón por las del norte, se forzó la rendición incondicional de las tropas subvietnamitas y la unificación del país bajo el control del gobierno comunista de Vietnam del Norte, con el nombre de la República Socialista de Vietnam, el 2 de Julio de 1976.

En 1975 tras la toma dee Saigón por las fuerzas del norte, se forzó la rendición incondicional de las tropas subvietnamitas y la unificación del país bajo el control del gobierno comunista de Vietnam del Norte, con el nombre de la República Socialista de Vietnam, el 2 de Julio de 1976.

Se plantea por los organismos internacionales que los muertos por la parte vietnamitas estan entre los 3,8 y 5,7 millones de personas, siendo la mayoría personas civiles. Además de los grandes daños ambientales que sufrió esa nación a causa de esta guerra.

Estas cifras de muertes marcan la guerra de Vietnam, como la mas sanguinaria despues de la Segunda Guerra Mundial, por los grandes crimines cometidos y en la forma en como ocurrieron sus muertos. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Indochina era una unión de países bajo dominio colonial francés formada por Cochinchina, Camboya, Annam, Tonkin y Laos.

El proceso de descolonización e independencia se inicia formalmente en 1940 coincidiendo con la ocupación de las fuerzas japonesas sobre el territorio, aunque ya desde el periodo entreguerras habían comenzado a surgir movimientos nacionalistas, entre los que destacan el Partido Nacional de Vietnam y el Partido Comunista Indochino que llegan a unirse bajo la dirección de Ho Chi Minh.




En principio, dio su reconocimiento al nuevo Estado de Vietnam presidido por Ho Chi Minh, pero la imposibilidad de lograr acuerdos políticos y enconómicos satisfactorios entre ambos países condujo al enfrentamiento armado, iniciado en diciembre de 1946. EE. UU. reconoció oficialmente al régimen de Saigón en 1950 y el presidente Truman envió un grupo de asesores militares para adiestrar sudvietnamitas en el manejo de armamento estadounidense. La guerra entre Francia y el Vierminh llegó a su fin cuando las fuerzas de Ho Chi Minh derrotaron a los franceses en la Batalla de Dien Bien Phu, el 7 de mayo de 1954.
Ese mismo dia, en busca de una solución diplomática al conflicto, se celebra la Conferencia de Ginebra que se reunieron los delegados de Vietnam del Norte y del Sur con los de Francia, Gran Bretaña, la URSS, EE.UU. China, Laos y Camboya, con el propósito de discutir el futuro de toda Indochina. Los acuerdos más importantes fueron: la retirada de los franceses de Vietnam y en general de Indochina, el armisticio para Vietnam, la división temporal de Vietnam en dos países separados por el paralelo 17, uno al norte, y otro al sur en manos del Gobierno de Saigón.

Pero además de que estos acueros no fueron cumplidos en su totalidad esta región pronto empezó a verse involucrada en el conflicto Oriente-Occidente, debído a la expansión del comunismo proveniente de China.


LA TORMENTA SANGRIENTA

A comienzos de 1964, el presidente de los EE.UU., Lyndon B. Johnson, aprobó el bombardeo sistemático de Vietnam del Norte y el envío de tropas de combate a Vietnam del Sur, con lo que se inició la implicación de EE.UU. en la Guerra de Vietnam.

En 1964 las tropas vietnamitas atacaron naves de EE.UU., y en respuesta Lyndon B. Johnson en la presidencia, inició un bombardeo continuo sobre Vietnam del Norte y un desembarco masivo de tropas. Se usaban sustancias quimicas, regadas desde el aire sobre el ganado y los sembradíos de alimentos próximos a cosecharse. Los seres humanos eran afectados con quemaduras en la piel, diarreas y molestias pulmonares. Mientras tanto, el FNL empezó a recibir apoyo diplomático  y militar de Vietnam del Norte.

Hacia 1965, las fuerzas estadounidenses generalizaron los bombardeos sobre Vietnam del Norte,  aumentando el numero de tropas de EE.UU. en Vietnam del Sur, en la confianza de que impondrían su superioridad militar. Pero los bombardeos que produjeron enormes daños en las cosechas, en las vias de comunicación y en los centros industriales de las dos Vietnam, además de causar la muerte a un millón de civiles, no lograron someter a los rebeldes en Vietnam del Sur, ni consiguieron que los del Norte dejaran de prestar ayuda al FNL.


 El efecto de las acciones bélicas de EE.UU. fue más contraproducente, originó en la propia sociedad estadounidense un fuerte movimiento de rechazo hacia la intervención de su gobierno en Indochina, actitud que se relacionó en gran medida con los distrubios sociales ocurridos en los años sesenta en la Unión Americana. En los primeros meses de 1968, el gobierno estadounidense había llegado a la conclusión de que la Guerra de Vietnam no se podría ganar.

El 31 de Marzo, el presidente Johnson anunció la paralización de los bombardeos sobre Vietnam del Norte, gesto que encontró una respuesta positíva de Hanoi, y en mayo siguiente comenzaron en París las conversaciones de paz entre los EE.UU., Vietnam del Sur y el Frente Nacional de Liberación del Vietcong (FLN), los primeros resultados de las negociaciones fueron negativas. La guerra siguió durante varios años más. Los bombardeos norteamericanos se intensificaron.

Tras la retirada de las tropas  estadounidenses, la guerra continuó por dos años más hasta que, en Abril de 1975 se consumaba la victoria total del FNL, y el fracaso definitivo de los Estados Unidos, con la toma de Saigón y la unión entre el Norte y el Sur, proclamandose la República Socialista de Vietnam en Abril de 1976.

La Guerra de Vietnam marcó un hito en la historia militar convencional, tanto por la amplitud del combate guerrillero como por el creciente uso de helicópteros, que proporcionaron una gran movilidad en terrenos dificiles. Además fue esencialmente una guerra del pueblo porque la mayor parte de la población civil fue movilizada para algún típo de participación actíva.

 El amplio uso que hizo EE.UU. de armas quimicas como el napalm, mutiló y mató a miles de civiles; en tanto que el empleo de defoliantes, principalmente el llamado Agente Naranja utilizado para eliminar la cobertura vegetal, no solo devastó el medio ambiente de un país esencialmente agricola, sino que dejó perjudiciales secuelas para la salud física de los seres humanos vietnamitas y norteamericanos, que estuvieron en contacto con ese agente químico.

Se estima que murieron más de dos millones de vietnamitas, tres millones fueron heridos y cientos de miles de niños quedaron huérfanaos. La población refugiada se ha calculado en 12 millones de personas, entre Abril de 1975 y Julio de 1982 aproximadamente 1.218.000 refugiados fueron reubicados en más de 16 países, otros 50.000 intentaron huir de Vietnam por mar, pero murió aproximadamente entre el 10 y el 15% y los que sobrevivieron se enfrentaron más tarde con las trabas y cuotas de inmgración incluso en aquellos países que habían aceptado acogerlos.

Las perdidas humanas estadounidenses alcanzaron la cifra de 57.685, además de 153.303 heridos. En el momento del acuerdo de alto el fuego había 587 prisioneros de guerra entre militares y civiles, posteriormente liberados en su totalidad, una estimación actualizada no oficial calcula que todavía quedan unos 2.500 desaparecidos. La derrota constituyó un golpe profundo al orgullo estadounidense.

Este sentimiento se hizo extensivo a los soldados que regresaban del Vietnam quienes heridos física y moralmente, no fueron bienvenidos en su patria, ni recibieron tratamiento de héroes. Muchos de esos soldados pasaron por grandes dificultades para conseguir trabajo y readaptarse a la vida familiar, de acuerdo con datos del Departamento de Veteranos, medio millón de ellos sufririan problémas sicológicos relacionados con la experiencia de la guerra. El síndrome del Vietnam dejó huellas imborrables en toda una generación de jóvenes y en sus familias tanto por los daños físicos producidos por las heridas de guerra y la exposición a los agentes químicos, como por el efecto sicológico provocado por el terrible recuerdo de la muerte y sufrimientos de numerosos cíviles vietnamitas indefensas. Esto produjo que los comunistas vietnamitas de los distintos partidos crearan el Vietcong y que Vietnam del Norte apoyara con armamento a estos.

El Vietcong comenzó a actuar en 1959, eran superiores al ARVN (Ejército de Vietnam del Sur) pues en este último gobernaba la corrupción y unos mandos nefastos salidos de las familias de clase alta del país. En 1960, llegó la intervención estadounidense en manera de asesores militares que entrenaban al Ejército y les enseñaban nuevas tácticas, además de proporcionar armamento. Mientras el Sur cedía territorio poco a poco, el 2 de Agosto de 1964 el destructor USS Maddox estadounidense fue atacado por patrulleras del EVN.

Un nuevo ataque se sucedió el 4 de Agosto, lo que llevó a la resolución de que EEE.UU. tenía carta blanca para intervenir en el país asiático, este hecho ha sido muy discutido y hay informes en archivos desclasificados sobre la falsedad de éste el 4 de Agosto, siendo una excusa para intervención. Así fue como USA empezó su guerra en este país, y ya desembarcaba soldados, hay que decir que nunca declaró la guerra formalmente lo que les traería problemas.

Vietnam del Sur también recibió soldados, material bélico y personal sanitario de Tailandia, Corea del Sur, Austrália, y España, pero en menor medida. Tras esto el Sur recupera territorio y palía un poco la situación. El objetívo de EE.UU es crear el mayor número de bajas posíble, para desgastar al enemigo, y bombardear su territorio pra obligarlos a rendirse, el Régimen de Hanoi presidido por Ho Chi Minh sufrirá esto en sus carnes.


Fue una guerra cruel y atroz, pués se lanzaron más kilos de bombas que en Alemania, Japón, e Italia juntas durante la Segunda Guerra Mundial. Además se utilizaron agente químicos como el Agente Naranja que exfoliaba la selva y producía a la larga mutilaciones en las personas. El Napalm (prohibído por la ONU) que quemaba too lo que tocaba.

Nota personal:  Cuando llegué al Ejécito leí un libro titulado MILAY-4 Y LA CONCIENCIA NORTEAMERICANA, My Lai, en Vietnam, la matanza perpetrada por soldados de los Estados Unidos, ellos entraron sin avisar y sin más, mataron a mas de 500 personas, en un hecho atroz que sigue en las conciencias de mas de 100 soldados. De esos soldados, solo uno no pudo evitar el cargo de conciencia y denuncio los hechos.

Este soldado pertenecía a una compañía de helicópteros AH de Ataque, en el libro denuncia el ataque indiscriminado desde los helicópteros a baja altura contra la población civil, ametrallando y asesinando a todas las mujeres, niños y viejos que se encontraron, entre 60 y 155 civiles.No cumplieron la resolución de la ONU, los helicópteros empezaron a lanzar Napalm contra las chozas, contra los civiles que salian corriendo, el infierno en Milay-4 se convertía en un infierno regado de cadaveres calcinados, así desapareció esta isla, la mayor de las otras tres.


La derrota supuso un verdadero trauma para EE.UU., 58.000 muertos, 300.000 heridos, centenares de miles de soldados con una amplia adicción a las drogas y con serios problemas de adaptación a la vida civil, el orgullo de potente herido. Lo que se vino a denominar el síndrome de Vietnam.

La Guerra de Vietnam, en la que además participaron países como, China del lado de los norvietnamitas y Austrália, España, Tailandia, Corea y Filipinas del lado de Vietnam del Sur.

Además supuso un importante daño medioambiental deVietnam y los países de la zona, especialmente Camboya, que además se vio afectada por la intervención militar de los Estados Unidos y tardó casi décadas en iniciar su reconstrucción.

Dentro del orden mundial de la época, la derrota de los EE.UU. significó un fuerte golpe a su poderio militar e internacional, que hasta entonces gozaba de total inmunidad, China y la URSS fueron las más favorecidas.

Sin embargo, el efecto más significativo fue la reconstrucción del propio Vietnam, que tubo que acoger a distintos grupos sociales y políticos en una sola nación. Además, los informes hablan de casi 10 millones de refugiados.





UNHCR-ACNUR (Comité español)
ecured.cu /Guerra de Vietnam
historia y guerra. net
historia siglo 20.org
Julio Tuñón




jueves, 5 de julio de 2018

El Asedio al Alcázar de Toledo (1936), la leyenda


Comienza la Guerra Civil española

El encarnizado asedio que forjó una leyenda


El Alcázar de Toledo antes del asedio



Desde la defensa de la ciudad de Numancia, son muchos los asedios que han quedado grabados a fuego en la memoria de nuestro país. Sin embargo, en el imaginario colectivo hay todavía uno que se alza desafiante sobre el resto; el asalto que en Julio de 1936, tuvo como protagonista el Alcázar de Toledo. Y es que, dentro de esa fortaleza, unos 1.300 defensores a las órdenes del coronel sublevado José Moscardó lograron resistir durante más de dos meses los constantes  ataques del Ejército gubernamental.

Héroes para unos, villanos para otros, lo cierto es que este grupo de soldados consiguió resistir, contra todo pronostico, el bombardeo constante de los cañones y aviones republicanos. Sin agua, sin comida y casi sin munición, los defensores realizaron una proeza. No vivía nuestro país sus mejores momentos en las semanas previas a los sucesos del Alcázar. Concretamente, y en plena Segunda República la tensión entre las dos Españas era ya tan palpable que podría haberse apilado en sacos. La situación, ya de por si delicada, terminó de recrudecerse cuando el Frente Popular, la coalición que aglutinaba a las fuerzas izquierdistas, se alzó en las elecciones por encima de los diferentes grupos afines a la derecha.

Esto pareció ser la gota que colmó el vaso para algunos militares que, hastiados, decidieron empezar a perfeccionar una conspiración que ya llevaba meses fraguándose. Al gobierno republicano ni siquiera le bastó con enviar a los principales oficiales sospechosos a diferentes partes del territorio español, pues acababa de plantarse el germen de la guerra.


Milicianos republicanos

Tampoco ayudó a calmar la situación de ola de violencia que, llevada a cabo por grupos de todo tipo de ideologías, bañadas de sangre las calles pobladas de Madrid. Finalmente, las cartas se pusieron sobre la mesa cuando parte del Ejército, aprovechando la conmoción, inició el 17 de Julio un levantamiento en Marruecos liderado por el general Francisco Franco. Acababa de dar comienzo la Guerra Civil.

Tras el alzamiento, fueron muchas las ciudades en las que se generalizaron los combates callejeros. Una de ellas fue Toledo, donde se destacaron varios enfrentamientos entre grupos armados y las fuerzas del orden.

En el verano de 1936, durante 70 días, el Alcázar de Toledo resiste el asedio del Frente Popular. Tras sus muros hay 1.800 personas: guardias civiles, militares, paisanos, medio millar de mujeres y medio centenar de niños. El 23 de Julio, el coronel Moscardó recibe una llamada de teléfono: debe rendir la plaza o su hijo será asesinado. El Alcázar no se rinde. Sobre el arrojaron 11.500 disparos de Artillería y morteros, 30 ataques de la aviación tiraron 500 bombas, 35 latas de gasolina, 200 cócteles molotov, 10 incendios provocados, 1.500 granadas de mano, 2.000 petardos, y 4 minas y hornillos con 5 toneladas de trilita. Rechazaron ocho asaltos generales. El 27 de Septiembre el Alcázar de Toledo fue liberado, había entrado en la Historia.

El Asedio del Alcázar fue un enfrentamiento que tuvo lugar en los primeros meses de la Guerra Civil Española. En su entorno se enfrentaron milicianos del Frente Popular y militares alzados en favor del bando nacional en Toledo. Las fuerzas gubernamentales empezaron el asedio sobre el fortín de los rebeldes el 21 de Septiembre, tras la llegada del Ejército de África al mando del general José Enrique Varela, haciendo Franco su entrada en la ciudad al día siguiente.



Tras conocerse el Alzamiento, el 19 y el 20 de Julio, el Ministerio de la Guerra del Gobierno del Frente Popular reclamó la munición de la Fábrica de Armas de Toledo. El coronel Moscardó rehusaba entregarla. Las fuerzas del Frente Popular asentadas en Toledo consistían aproximadamente en 8.000 milicianos de la CNT-FAI (Confederación Nacional del Trabajo-Frente Antifascista Ibérico), y de la UGT (Unión General de Trabajadores), además de Guardias de Asalto. Tenían varias piezas de artillería, vehículos blindados y 2 o 3 tanquetas. Las Fuerzas Aéreas del Gobierno bombardearon el Alcázar en 35 ocasiones.

Se contaba con el armamento de la Guardia Civil, Academia, Escuela de Gimnasia y Guardias de Asalto y Seguridad, 800.000 cartuchos de fusil y ametralladora (procedentes de de las Fábricas de Armas), 1.200 fusiles Mauser, mosquetones, 200 petardos pequeños de trilita, 50 granadas rompedoras de 7 cm. 50 granadas de mortero Valero de 51 cm., 50 disparos de rompedora, 13 ametralladoras Hotckiss de 7 mm. 13 fusiles-ametralladoras de la misma marca y calibre todo de uso por alumnos en sus prácticas, 4 cajas de granadas de mano Laffite ofensivas, 2 piezas de montaña de 7 cm., 1 explosivo eléctrico, 1 mortero de 50 mm. 1 caja de granadas de mano, 25 incendiarias. Pero los oficiales y la Guardía Civil habían logrado traer munición abundante.

Aproximadamente 670 civiles (500 mujeres y 50 niños) vivieron en el Alcázar durante el asedio. Muchos de estos eran familiares de los miembros de la Guardia Civil, mientras que otros se habían refugiado allí desde diversas partes de la ciudad para salvar sus vidas de los milicianos anarquistas y socialistas. Las mujeres no participaron en la defensa del Alcázar, por su seguridad no se les permitía ni siquiera cocinar o curar a enfermos y heridos. Hubo dos nacimientos durante el asedio.



El 21 de Julio la declaración de "Guerra" fue leída por el capitán Vela Hidalgo, de la Academia Militar, a las 7 de la mañana en Zocodover, la plaza principal de Toledo. Moscardó nombró a un nuevo gobernador civil, el notario Justo del Pozo Iglesias, pues el anterior Manuel Gonzalez se refugió en el Alcázar con su familia. Los rebeldes distribuyeron fuerzas por la ciudad, Hospital de Tavera, Fábrica de Armas, Convento de los Carmelitas Descalzos, bancos, Ayuntamiento, Catedral, Plaza, Correos, Teléfonos, Matadero, Cuartel de Asalto, Prisión Provincial, Puertas de la Muralla sobre el Tajo. Los guardias civiles llenaron camiones de munición en la Fábrica de Armas con destino al Alcázar. El Ministerio de la Guerra ordenó el bombardeo aéreo de los sublevados.

Un destacamento de 200 guardias civiles estacionado en la Fábrica de Armas envió carros cargados con la munición de Fábrica de Armas antes de evacuar y destruir la fábrica. El 22 de Julio está ya en Toledo la columna madrileña, dos compañías de infantería, guardias de asalto, una batería de 105 mm. y un número indeterminado de milicianos ácratas de las Águilas Libertarias; además una compañía de ametralladoras del Regimiento León nº 2 y milicianos del Colegio de Abogados de Madrid, lo que hace un total aproximado de 2.500 hombres, frente a los 1.250 del Alcázar.

El 23 de Julio, el coronel Moscardó recibió la llamada del representante del Frente Popular, el diputado Cándido Cabello, quién le instó a rendirse advirtiéndole de que no hacerlo así, su hijo  Luis, quien había sido detenido, sería fusilado. Moscardó fue tajante. El Alcázar no se rinde y conminó a su hijo a poner su alma en paz. Luis fue enviado a la Prisión Provincial por el delito de ser hijo del coronel Moscardó, pero, tras un bombardeo aéreo republicano errado, los milicianos asaltaron la prisión y lo asesinaron junto con otros cuarenta prisioneros. 

El 24 de Julio, los sitiados realizaron una salida para recoger alimentos.
 

El 25 de Julio, ante la imposibilidad de comunicarse por radio por falta de electricidad, el capitán Luis Alba Navas salió del Alcázar con la intención de enlazar con las tropas del general Mola y hacerles ver que la rendición del Alcázar difundida por Unión Radio de Madrid ese día era completamenta falsa.
El 14 de Agosto, los gubernamentales cambiaron de táctica después de conocer que las defensas de la zona norte del Alcázar habían sido notablemente reducidas. Durante las cinco semanas siguientes, los frentepopulistas atacaron once veces la casa del Gobierno Militar, pero fueron repelidos en cada uno de ellos.
El 9 de Septiembre, un enviado de los republicanos, el comandante Rojo, entró en el Alcázar para hablar con el coronel Moscardó acerca de una posible rendición. El coronel la rechazó pero pidió un sacerdote para bautizar a dos niños recién nacidos durante el asedio y también para decir misa.
Vazquez Caramasa, canónigo magistral de Madrid, con ideas izquierdistas, entró en el Alcázar la mañana del día  11 de Septiembre  y confesó a los sitiados. Esa tarde, Rojo habló con Moscardó acerca de una posible evacuación de las mujeres y los niños. Las mujeres unánimente contestaron que no querían rendirse y que estaban dispuestas a empuñar las armas para defender el Alcázar.

18 de Septiembre, desde el 16 de Agosto, los republicanos habían estado cavando para introducir minas en la parte sudoeste del Alcázar. La mañana del 18 de Septiembre, las minas fueron detonadas por orden de Francisco Largo Caballero, que asistió a la voladura, destruyendo completamente la torre sudoeste del edificio y matando a dos defensores que se encontraban en ella.

Aproximadamente, 10 minutos después de la explosión, los izquierdistas lanzaron cuatro ataques contra el Alcázar con la ayuda de carros blindados y carros de combate. El ataque fracasó a causa de la enconada resistencia de los defensores.


Del 19 de Septiembre al 26 de Septiembre, el bombardeo de los edificios periféricos dio buen resultado pues la comunicación entre ellos y el Alcázar llegó a ser imposible. La retirada de los edificios fue ordenada la noche del 21 de Septiembre, concentrando a la guarnición para defender lo que quedaba del Alcázar. Los republicanos atacaron los edificios periféricos la mañana del 22 de Septiembre. Ese mismo día tropas nacionales de la columna que subía desde el sur llegaban a 6 kilómetros al sur de Toledo, lo cual motivó que las milicias republicanas se esforzaran en tomar el Alcázar lo antes posible.
A las 5 de la mañana del 23 de Septiembre, los republicanos asaltaron las brechas del norte del Alcázar y sorprendieron a los defensores lanzando granadas y dinamita. Los nacionales fueron forzados a retirarse al patio del Alcázar, pero contraatacaron y rechazaron el asalto. Un nuevo ataque al Alcázar se intentó por la mañana, esta vez un carro de combate condujo la carga.

El día 24, las tropas rebeldes al mando del general Varela estaban ya en los suburbios de Toledo y las Milicias del Frente Popular se retiraron, aunque algunos opusieron resistencia y feroz a los sublevados en Toledo. Las tropas de Varela dominarán por completo la ciudad de Toledo y enlazaran con los sitiados del Alcázar el 27 de Septiembre, terminando el asedio. La toma de Toledo por las columnas de Franco  había sido espectacular.


Franco convirtió la liberación de Toledo en un valioso golpe de efecto internacional, llegando a recrearlo, recorriendo los escombros, para las cámaras de los noticiarios que se proyectaron en salas de cine de todo el mundo. Toledo es un lugar de enorme importancia simbólica y patriótica desde la Reconquista.





Fue el ultimo suceso sangriento acaecido en él ocurrido durante la Guerra Civil Española (1936-1939), cuando el Alcázar fue asediado, desde el 21 de Julio al 28 de Septiembre de 1936 por las tropas republicanas que, a pesar de su gran superioridad en medios de todo tipo, se vieron obligadas a recurrir a su destrucción sistemática con aviación, artillería, minas y toda clase de elementos bélicos, al serles imposible su ocupación, dejando el edificio reducido a escombros.

El Alcázar, tras ser casi derruido durante este asedio republicano, fue de nuevo restaurado, reconstrucción que culminó en 1961, siguiendo las trazas diseñadas en la época del emperador Carlos y Felipe II, y fue habilitado cómo Museo del Ejército, en una de cuyas salas se reproducen escenas del último asedio.


El Alcázar de Toledo hoy.


fnff (Fundación Nacional Francisco Franco)
diario ABC/historia
gibralfaro.uma.es (Nuria Lucia Ramirez)

martes, 3 de julio de 2018

El atáque a Pearl Harbor, Oahu (1941)


Cuando los japoneses hicieron de Oahu un infierno hawaiano


ATACANDO A SANGRE Y FUEGO


Pearl Harbor, el ataque que definió el curso de la Segunda Guerra Mundial. El entonces presidente Franklin D. Roosevelt declaró la guerra a Japón con el famoso discurso de la Infamia. "Ayer, 7 de Diciembre de 1941, una fecha que pervivirá en la infamia. Estados Unidos fue atacado repentina y deliberadamente por fuerzas navales y aéreas del Imperio del Japón. Como Comandante en Jefe del Ejército y de la Marina, he decretado que se tomen todas las medidas para nuestra defensa.

La Armada Imperial Japonesas lanzó su ataque a Pearl Harbor (base naval estadounidense ubicada en la isla principal de Hawai, Oahu, la mañana del 7 de diciembre de 1941. El ataque sorpresa fue dirigido a la Flota del Pacífico de la Armada de los Estados Unidos y las Fuerzas Aéreas que defendían la zona. El Almirante Isoroku Yamamoto planeó el ataque como el inicio de la Campaña del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial.

El ataque que fue dirigido por el Vicealmirante Chuichi Nagumo quien perdió a 64 militares. Sin embargo, los tres portaaviones estadounidenses de la Flota del Pacífico no estaban en el puerto y por lo tanto no fueron dañados.

Estados Unidos tardó entre seis meses y un año en recuperarse. La opinión publica estadounidense vio el ataque como un acto de traición y se unió fuertemente en contra del Imperio Japonés, que salió victorioso en la acción, aunque finalmente resultó derrotado en 1945.


El antecedente de este brutal ataque, se centra en una serie de bloqueos económicos de EE. UU. a Japón en años anteriores. Es por ello que Japón decidió atacar la base naval de Pearl Harbor, en Hawai, tras el comienzo de la guerra y aliada con el Eje.
Fue un ataque llevado por el almirante Yamamoto, con seis portaaviones y más de 400 aviones entre ellos cazas, bombarderos y torpederos. Además de otra serie de barcos de combate como acorazados y minisubmarinos. El objetivo era dejar fuera de juego a la armada estadounidense del Pacifico en dos oleadas, que consiguieron muchas bajas entre soldados y material bélico.

El la primera oleada los japoneses atacaron barcos y aeronaves de la base, los soldados norteamericanos no estaban preparados y se despertaron con el ruido de las bombas y disparos; fue cuando se emitió el famoso comunicado de "ataque aéreo sobre Pearl Harbor, esto no es un ejercicio".  En la segunda oleada los aviones japoneses siguieron atacando barcos y aviones, aunque en la primera ya habían dejado muy dañado el complejo. Se intentó hacer una tercera oleada pero no se llevó a cabo.

De todos modos se logró derribar a un pequeño porcentaje de aviones japoneses. Finalmente, al día siguiente, el presidente Roosevelt firmó la declaración de guerra a Japón, entrando así en el conflicto de la Segunda Guerra Mundial, Italia y Alemania también declararon la guerra a Estados Unidos. Hubo una gran propaganda ante este ataque para elevar el "patriotismo" del pueblo norteamericano, rezaban los carteles "Vengar a PEARL HARBOR, nuestras balas lo harán".


Este fue otro de los momentos de la definición de la Historia. Un hecho ocurrido en las islas Hawai y que marcará uno de los momentos más trascendentales en la historia del Mundo.
Fueron los antecedentes desde la Primera Guerra de China y Japón en 1895, el Ejército Japonés dirigió sus miras a China en busca de recursos, presionando al gobierno japonés para su pronta ocupación. La resistencia europea, especialmente rusa, no estaba dispuesta a compartir el "melón chino", entonces decidió, despojar a Japón de algunas ganancias obtenidas en la guerra. Japón respondió atacando por sorpresa a la flota rusa en Port Arthur, dando inicios a la Guerra entre Rusia y Japón, en 1905. El pequeño país asiático logró vencer al imperio más grande del mundo, y afianzó su posición en China.

La gran represión generó pobreza en el campo y desempleo en las ciudades. Aunque surgieron movimientos de izquierda y de trabajadores, más importantes fueron los movimientos nacionalistas. Muchos jóvenes, molestos por los escándalos de corrupción, se unieron al Ejército y la Armada, al ser incapaces de apoyar una revuelta comunista contra el Emperador. Estos jóvenes oficiales llegaron a constituir un poder político, llegando a asesinar al Señor de la guerra Zhang Zuolin, en 1982 y hasta invadir Manchuria, en 1931, sin notificar al gobierno de Tokio.

Durante 1941, las relaciones entre EE.UU. y Japón eran tensas, sobre todo después de que Roosevelt había congelado todos los créditos japoneses en los Estados Unidos, además de bloquear el suministro de petróleo al Japón. El 7 de Diciembre de 1941, en la base de Pearl Harbor fue uno de los grandes momentos de la definición de la historia.

Comienza el ataque, ríos de sangre corren por la base 


El ataque comenzó a las 7:53 horas del domingo, 7 de Diciembre, hora de Hawai, es decir, a las 3:23 del 8 de Diciembre de 1941 hora de Japón. Los aviones japoneses atacaron en dos oleadas, un total de 353 aviones llegaron a Oahu. La primera oleada era conducida por Mitsuo Fuchida.

Los vulnerables aviones torpederos encabezaban la primera oleada de 183 maquinas, aprovechando los primeros momentos de sorpresa para atacar lo que se esperaba fueran portaaviones y acorazados, mientras que los bombarderos atacaban en picado las bases aéreas estadounidenses en Oahu, comenzando por Hickam Field, la más grande, y Wheeler Air Field, la principal base de aviones de caza. Los 170 aviones de la segunda oleada atacaron Bellows Field y Ford Island, una base aeronaval y de infantería de marina en el centro de Pearl Harbo.

La única oposición provino de aviones P-36 Hawk y P-40 Warhawk que realizaron 25 salidas y del fuego de la artillería naval antiaérea. Noventa minutos después de iniciarse, el ataque había concluido.
Habían perdido la vida unos 2.400 estadounidenses, entre ellos 68 civiles, muchos de ellos alcanzados por proyectiles antiaéreos que cayeron sobre Honolulu, y otros 1.178 habían sido heridos. Dieciocho navíos habían sido hundidos, incluyendo cinco acorazados. Casi la mitad de los muertos eran estadounidenses, 1.102 hombres fueron a causa de la explosión y el hundimiento del Arizona.

El Arizona fue destruido cuando un proyectil de 40 mm. fue lanzado desde un bombardero a gran altitud, que atravesó ambas cubiertas blindadas y detonó el compartimento frontal donde se almacenaban las armas.



El casco del Arizona se convirtió en un monumento para todos los que fallecieron ése día. Los aviones japoneses atacaron inesperadamente las Islas Hawai, destruyendo la flota norteamericana fondeada en Pearl Harbor. Tres días más tarde, los japoneses desembarcaban en Luzón, iniciando la conquista de las Islas Filipinas y aniquilaban el poderío naval británico en el Extremo Oriente al hundir en el golfo de Siam al acorazado Prince Of Wales y el crucero pesado Repulse.

El ataque japonés fue un grave error estratégico para el Eje, en primer lugar porque habría un nuevo frente de combate y fundamentalmente porque provocaron la entrada en la guerra de un gigante como los Estados Unidos, Hitler, que tenía a sus tropas atrapadas por el invierno ruso, en las puertas de Moscú, esperaba que los japoneses atacaran a Rusia desde Siberia, para estrangularla en una operación de pinzas con el Ejército alemán. Desde el punto de vista del Eje, la visión de Hitler era la correcta, pero los japoneses, igual que Mussolini, desconfiaban con buen tino de su alidado alemán.

Japón nunca tuvo posibilidades reales de vencer a una potencia gigantesca como los Estados Unidos que contaba contaba con una industria armamentista muy superior en recursos humanos y materias primas. Las perdidas americanas fueron enormes pero en modo alguno decisívas: las unidades aéreas del Ejército y de la Marina quedaron diezmadas y gran parte de la flota en el Pacífico inutilizada. Sin embargo, se salvaron los portaaviones que en el momento del ataque estaban navegando rumbo a otras islas, lo cual no deja de abrir nuevos debates sobre si Pearl Harbor fue un ataque inducido por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos.


Más allá de esto, el almirante japonés Chuichi Nagumo, al mando de las operaciones aéreas desde su buque insignia Akagi, cometió un grave error al suspender un tercer ataque sobre la isla que hubiera permitido la destrucción de los talleres navales, los depósitos de combustible y pertrechos que increíblemente quedaron intactos tras las primeras oleadas de bombarderos.

De hecho, durante la batalla de Widway un año más tarde, los diques y talleres de Pearl Harbor serían de gran utilidad para la flota norteamericana.

El balance del ataque deja claro que cogió a EE.UU. desprevenido. Contra la práctica militar habitual, no hubo aviso ni declaración de guerra antes de desatar las hostilidades. La comunicación con la declaración de guerra llegó al día siguiente, y todavía se discute si fue un error técnico o fue a propósito.


Pearl Harbor cambió el curso de la guerra. Con el inicio del conflicto en Europa, la mayoría de los estadounidenses preferían la no intervención. Eso se debilitó con la caída de Francia en el verano de 1940 y se rubricó con el ataque japonés.

Durante los años siguientes, EE.UU. encerró a unos 120.000 norteamericanos de origen japonés en campos de concentración. En 1945, cuando ya finalizaba la guerra, arrojó dos bombas atómicas para forzar la rendición de Tokio: la primera fue en Hiroshima (140.000 muertos, y la segunda en Nagasaki, 70.000 muertos).


diario Clarín de Argentina
diario ABC Internacional
Euronews
mx. tuhistory.com
historiayguerra.net
ecured.cu










sábado, 30 de junio de 2018

EL DÍA D, la matanza (2ª Parte y última)



EL DÍA DE LA MATANZA


Todas las fotografías son reales.

A las 00:03 horas exactamente de la medianoche del 5 al 6 de Junio de 1944, cinco planeadores británicos Horsa unidos por cuerdas a aviones Lancaster se descolgaron en pleno vuelo sobre el Canal de Caen en el Estuario del Rio Orne. Los planeadores descendieron normalmente y aterrizaron muy próximos al Puente Pegasus sin llamar la atención de los alemanes. Era la 22ª Compañía Autónoma Paracaidista al mando del comandante John Howard. Una vez incrustados en el suelo, los comandos salieron del planeador y sorpresivamente atacaron el puente. La lucha sobre la estructura fue bastante complicada. Los comandos británicos sufrieron numerosos muertos y heridos, pero poco a poco se fueron imponiendo sobre los escasos centinelas. A los pocos minutos, tras una difícil pelea entre los barrotes del Pegasus, todos los miembros de la guarnición alemana fueron aniquilados o hechos prisioneros.

Cerca de las 00:10 horas unas pocas unidades norteamericanas saltaron sobre la Península de Contentín para señalizar el posterior aterrizaje de las 81ª y 101 Divisiónes Aerotransportadas. En esos instantes miles de oleadas de bombarderos Lancasters bombardearon las posiciones y defensas alemanas desde la ciudad de Cherburgo hasta Caen, sobretodo en esta última los civiles franceses fueron sometidos a una tormenta de 11.912 toneladas de explosivo en racimos de bombas que causaron millares de muertos y una destrucción desoladora. Desde Gran Bretaña aquella medianoche se dirigían 822 aviones de transportes C-47 Dakota y 900 planeadores Horsa que albergaban a los 13.000 paracaidistas estadounidenses y británicos.  

Sobre la 1:20 horas las 82ª y 101ª Divisiones Aerotransportadas empezaron a sobrevolar la Península del Contentín. Antes del salto guarniciones enteras de baterías antiaéreas alemanas abrieron fuego contra los aviones americanos. La matanza en el aire era horrible, pues muchos C-47 se partieron en pleno vuelo cayéndose todos sus ocupantes a miles de metros del suelo, otros estallaron directamente y algunos ardieron hasta estamparse.

Cerca de las 3:00 horas de la madrugada saltaron los últimos paracaidistas sobre el Contentín y el área de Caen, mientras la aviación bombardeaba las líneas del ferrocarril y nudos de comunicación. Justo en esos mismos instantes la flota aliada del XXI Grupo de Ejércitos echó el ancla entre 11 y 15 millas náuticas de la costa normanda, mientras los transportes se separaban de las naves nodriza y las primeras tropas empezaban a embarcar en las lanchas LST, LVT y LCT. Ahora sólo les faltaba esperar a que amaneciese para que se diera la orden de partir.

                                                        
Alrededor de las 3:35 horas, la 716ª División alemana localizó a los comandos británicos en el Puente Pegasus sobre el río Orne, inmediatamente pidió a la 21ª División Panzer que fuera con unos pocos carros, sin embargo al presentarse allí el primer carro Panzer fue destruido por un bazooka inglés, tal incidente hizo que el resto de los carristas pensaran que se enfrentaban a fuerzas muy numerosas con lo cual decidieron retirarse a la espera de nuevas órdenes. 

A las 5:50 horas toda la flota de invasión se había desplegado frente a Normandía. Lentamente los acorazados empezaron a girar sus torretas, seguidos por los cruceros y los destructores. Inmediatamente comenzó un intenso cañoneo naval contra las costas. Los proyectiles de las baterías martillearon duramente las cinco playas de desembarco, simultaneamente 1.641 aviones, la mayoría fortalezas volantes B-17 americanas soltaron sus bombas contra la costa, mientras los barcos lanzaban 38.000 cohetes.



EL DESEMBARCO


Las barcazas ya se habían echado al agua y navegaban hacia las playas. El mareo de los soldados surgió rápidamente por culpa del movimiento de olas de casi 2 metros, muchos vomitában y otros no se encontraban bien. Al otro lado los alemanes estaban en excelentes condiciones, pues aunque el bombardeo había sido incesante no les había alcanzado porque los proyectiles cayeron unos metros por detrás, por tanto la costa como el mar estaban cubiertos de un humo que ocultaban a los germanos parapetados.

Exactamente a las 6:30 horas de la mañana, los 23.250 hombres de la 4ª División de Infantería desembarcaron en la playa de UtahMás que una playa era un brazo de arena, la resistencia enemiga fue muy leve, unos cuantos alemanes con morteros atacaron a los invasores en el agua y en la arena, pero rápidamente los estadounidenses se hicieron con las defensas y el control de la playa sin problemas. Entre los asaltantes estuvo el hijo del Presidente Roosevelt, los americanos sólo contabilizaron 197 bajas y cuatro carros Sherman DD que resultaron hundidos en el agua.

A las 6:36 horas de la mañana, las 1ª División de Infantería Big Red One y la 29ª División de Infantería, ambas estadounidenses, se aproximaron a la playa de Omaha , (denominada como la sangrienta), con 34.250 soldados. Todavía lejos de las playas, la artillería de costa alemana bombardeó a las barcazas, resultando incontables embarcaciones hundidas en el Canal de la Mancha. Tampoco muchas barcazas pudieron llegar a la playa debido a los embudos y caballos de frisia bajo las olas que las desgarraban la panza, por lo que tenían que abrir la rampa en medio del agua y depositar a los soldados lejos de la arena. En cuanto bajaba la rampa las tropas eran acribilladas por las ametralladoras en el interior de su embarcación y fuera de esta. Muchos se ahogaron intentando nadar a la orilla porque llevaban encima un pesado equipo que los empujaba al fondo. Nada más llegar a la arena los soldados tenían que esconderse tras el material destruido o los caballos de frisia, cavar hoyos u ocultarse tras los bancos de tierra. Los que se movían dejaban la vida en los campos de minas o a manos de las ametralladoras. El 116ª Regimiento en los primeros minutos se quedó sin mandos sobre la playa, ya que todos sus suboficiales y oficiales murieron. Más trágico fue el destino de los 20 Sherman DD que cruzaban el agua, ya que una vez localizados por los alemanes dispararon contra ellos, hundiendo 27, por lo que únicamente dos llegaron a la playa.


Frente a los acantilados de Pointe du Hoc a las 7:10 horas un total de nueve barcazas LCA que transportaban al 2º Batallón de Rangers  Estadounidense con 255 hombres desembarcaron en una playa rocosa junto a las recortadas y altas cumbres de ese peligroso sector. El objetivo de Pointe du Hoc, situado entre las playas de Utah y Omaha, eran los cañones de la parte superior que abrían fuego contra la flota norteamericana. Bajo los acantilados los americanos recibieron fuego de fusiles y granadas, pero con un innovador aparato, consistente en un gancho lanzable con cuerda, empezaron a escalar aquella barrera natural. Los alemanes desde arriba disparaban y les tiraban piedras y arena. También cortaron algunas de las cuerdas, muriendo 20 soldados americanos horriblemente despeñados desde una considerable altura. Al llegar a la parte superior, los Rangers asaltaron las líneas de trincheras y búnkers con apoyo naval del destructor USS Satterlee. Cuando se hicieron con el control de la zona descubrieron que no había cañones, entonces descubrieron que estaban ocultos más al interior, por tanto los capturaron y a continuación los volaron con explosivos. La acción de Pointe du Hoc costó 135 muertos a los norteamericanos.


Gold fue la playa en donde desembarcaron los primeros británicos a las 7:25 horas con la 50ª División y la 8ª Brigada Blindada con 24.970 soldados. Un viento fortísimo repentino que hizo subir y bajar a las olas atrapó a las barcazas en el enredo de los postes, alambres y minas bajo el agua, lo que se cobró el hundimiento de cuatro embarcaciones LCI y que otras once resultaron dañadas. Muchos soldados en la playa también perdieron la vida por culpa de las trampas más que por los disparos. Tampoco tuvieron suerte tres carros Sherman que fueron destruidos por el Fortín de Le Hamel, al final los ingleses consiguieron tomar la instalación militar y asegura la playa.

Juno era la playa en donde Canadá haría historia. A punto de llegar a la costa, las embarcaciones chocaron con un obstáculo de escollos minados que las destrozó provocando una matanza en el agua, precisamente de un grupo de 24 barcazas, 20 fueron hundidas, los canadienses de la 3ª División y la 2ª Brigada Blindada desembarcaron en la playa de Juno con 21.400 hombres, los alemanes aprovecharon para atacar con artillería y provocarles decenas de bajas. Sobre aquellas dos playas se produjo un ataque de dos solitarios aviones Messerschmilt Me 109 de la Luftwaffe que ametrallaron y mataron a numerosos soldados en la arena.

Sword fue la última playa en la que los Aliados pusieron el pie. Sobre las 7:35 horas desembarcaron los soldados de la 3ª División Británica, la 27ª Brigada Blindada Británica y la 1ª Brigada de Comandos Fuerzas de la Commonwealth acompañaban a los ingleses como los australianos, neozelandeses, escoceses e indios, junto con las fuerzas libres francesas, polacas, checas, belgas, españolas, griegas, holandesas y noruegas. Entre todas sumaban los 28.845 hombres. En Sword los Aliados sufrieron pocas bajas y consiguieron hacerse con la playa, mientras tanto los zapadores limpiaban la zona.

Muy diferente estaban saliendo las cosas en Omaha donde la situación era malísima. Los soldados norteamericanos morían como ratas en la arena y en el agua. Los búnkers, la artillería, las ametralladora mg-42 y las minas impedían que se pudieran mover y aunque lo hubieran hecho  no podían sortear la gran muralla de hormigón vertical que protegía Europa.


Hitler por fin se despertó a las 9:00 horas, cuando inmediatamente le informaron que el desembarco había tenido lugar. Con rapidez convocó una reunión urgente con los generales del Alto Mando Alemán (OKW), Wilhelm Von Keitel y Alfred Jodl para que expusiesen la situación en Normandía.
A las 8:00 horas en Berlín, el Tercer Reich comunicó por radio que había comenzado la invasión de Europa. Más o menos a las 9:30 horas, el contingente americano de la playa Utah penetró 3 kilómetros por las marismas hacia el interior. A esa misma hora pequeñas avanzadillas británicas y escocesas en Sword tomaron la ciudad de Hermanville, los canadienses hacía lo propio con Meuvaines. Hasta las 10:00 horas no hubo buenas noticias de la sangría a la que estaba sometida Omaha, ya que unos soldados americanos consiguieron abrir una pequeña brecha en Saint-Laurent, aunque sólo neutralizaron un par de baterías. La situación en Omaha se complicaba minuto a minuto para los Estados Unidos.

A medida que avanzaba la mañana, aquellos que se encontraban en la playa de Omaha estaban sometidos a una presión desesperante. Una batería de 4 cañones de 105 mm. situados en un bosque a kilómetros de Omaha, concretamente en Breacourt, disparaban desde esa distancia tan lejana contra la playa. Por suerte, 30 paracaidistas de la Compañía Easy perteneciente a la 101ª División Aerotransportada y comandados por el oficial Richard Winters, asaltaron sorpresivamente el emplazamiento defensivo por cincuenta alemanes , incluyendo las dotaciones. El asalto fue un éxito rotundo, pues los cuatro cañones fueron destruidos, veinte alemanes murieron y 12 fueron hechos prisioneros, pereciendo únicamente  cuatro estadounidenses y otros dos que resultaron heridos. Tal acontecimiento pasaría a estudiarse años después en la mayoría de las academias militares del mundo como parte del temario respecto al ataque hacia posiciones fijas.



Sobre Utah salían mejor porque la infantería enlazó con la 82ª División Aerotransportada que desde la noche andaba perdida intentando reunir paracaidistas, los cuales ya había perdido al 70% de sus efectívos por todos los bosques de Normandía. Lejos de allí, en el Puente Pegasus, también los comandos que iniciaron el primer ataque fueron revelados por los británicos, escoceses y las fuerzas francesas libres. A continuación, muy próximas a Pegasus todas las baterías de Collevílle-sur-Orne fueron destruidas.

Para el mediodía cerca de las 13:00 horas, la situación en la playa de Omaha era insostenible. Los norteamericanos morían acribillados por los proyectíles y las ametralladoras, los que seguían vivos se encontraban pegados a la pared de hormigón vertical de la Muralla Atlántica, la cual era imposible penetrar o escalar. Numerosos buques de guerra acudieron a la costa para apoyar a la infantería en Omaha, pero sirvió de poco, pues las baterías alemanas y las minas hundieron tres destructores, uno fue el americano USS Corry, el otro el noruego libre HMNOS Svenner y el británico HMS Wrestler, este último destruido a cañonazos, además de cazasubmarinos estadounidenses USS PC-1621, hundido también por las baterías.

El general Omar  Bradley, empezó a considerar la posibilidad de evacuar Omaha, si cada playa caía el resto de la invasión no habría servido de nada y los Aliados sufrirían la mayor derrota de su Historia, pero quedarse significaba la misma catástrofe aunque peor. Todo el mundo tenía los ojos puestos en la playa de Omaha, sabían que si los americanos eran derrotados allí habría acabado todo. Por tanto a los estadounidenses no les quedó más remedio que utilizar la única arma disponible en ese momento: el valor. El último general con vida en la playa, Norman Cota, expresó: "Solo dos tipos de hombres van a quedarse en esta playa, los que ya están muertos y los que van a morir". Animados por las palabras, los soldados estadounidenses recogieron todo el material explosivo asequible mientras una tormenta mortal caía sobre ellos cobrándose incontables vidas.


Finalmente lograron reunir explosivos suficientes, que colocaron y enterraron bajo en una pared de aquella pared vertical de la Muralla Atlántica. Entonces, inesperadamente para los alemanes, lo volaron con una fuerte explosión que se elevó a kilómetros de altura, haciendo saltar piedras, metralla y fuego en todas direcciones. Por el boquete abierto de la explosión, los americanos salieron de sus escondites lanzando una carga suicida. A través del hueco penetraron y se expandieron luchando cuerpo a cuerpo, o a bayoneta contra unos estupefactos alemanes incontables defensores fueron aniquilados, los búnkers flameados por lanzallamas, los emplazamientos tomados y numerosos alemanes hechos prisioneros. En cuestión de minutos la cima de la Muralla Atlántica era coronada por la bandera de los EE.UU.

A las 14:00 horas, la playa de Omaha, último objetivo del DIA D, había sido conquistado. Con ello, los Aliados pusieron punto y final al Desembarco de Normandía.


RESULTADO

Un total de 13 horas y 57 minutos había durado el Desembarco de Normandía (desde las 00:03 de la noche a las 14:00 horas del mediodía. En este espacio de tiempo, la Muralla del Atlántico que había tardado 4 años en construirse fue superada. 

Los Aliados tuvieron un total de 12.000 bajas, entre muertos, heridos y prisioneros , cifra altísima. Estados Unidos se llevó la peor parte con 6.000 bajas (3.000 en Omaha, 2.000 paracaidistas, 197 en Utah y 135 en Pointe du Hoc). Gran Bretaña cosechó 3.500 bajas. Canadá encajó 987 bajas en Juno con 359 muertos, 574 heridos y 7 prisioneros. Un total de 630 bajas sufrió la Commonwelth y las distintas fuerzas libres de voluntarios europeos, entre ellos había 32 noruegos y 18 franceses libres muertos. 

Respecto al material las pérdidas las perdidas fueron enormes con un total de 291 barcazas hundidas, 3 destructores hundidos ( 1 americano, 1 británico y 1 noruego libre), 1 cazasubmarinos hundido y 127 aviones derribados.

Alemania contabilizó 6.000 bajas, entre las que había 2.000 muertos y 4.000 prisioneros.

Paralelamente a los combates, la población civil de Francia fue la que más sufrió al morir 10.000 de sus ciudadanos por culpa de los bombarderos anglo-americanos en Caen, Contentín y otras localidades.
Rommel al regresar a Normandía nada más concluir la batalla, comprendió lo grave de la situación. Por una serie de casualidades los Aliados habían superado la playa justo en el momento que él no estaba presente. Fuera de la arena sabía que no se podía hacer nada contra los Aliados.

El 6 de Junio de 1944 fue uno de los días más importante de la Historia. Las perdidas humanas fueron trágicas, las playas se llenaron de cuerpos flotantes y los bosques plagados de torsos de hombres colgando de sus paracaídas. Un infierno hecho realidad. 
El Día D, el Día más largo, pasaría a convertirse en un icono de la Humanidad en tiempos de guerra.



John Steele, paracaidista de la 82ª División Aerotransportada de EE.UU quedó colgado en un pináculo de la torre de la iglesia de Sainte-Mere-Eglise.
El paracaidista herido y sin fuerzas luego de haber intentado zafarse durante la matanza, estuvo en la torre durante dos horas pretendiendo estar muerto hasta que los soldados alemanes lo tomaron prisionero. Después logró escapar y unirse a su División, fue condecorado con el Corazón Purpura y la Estrella de Bronce. Después de la Guerra visitaba todos los años esta localidad en recuerdo hasta su fallecimiento en 1969.

                                                                     . . . . . . 











Curasia 1945.com
Telesur-DF
Perú.com
francia/Normandía/cincoplayas
Paríscityvisión.com/es