miércoles, 2 de mayo de 2018

El Carro de Combate japones T-10 y la influencia militar


En 2015 el apasionado debate en torno al deseo del primer ministro japones Shinzo Abe, de dar un mayor papel a sus fuerzas de defensa, empaña el hecho de que el país asiático ya es un significatívo actor militar. Tiene unas buenas y equipadas fuerza aérea, naval y de tierra con unos ambiciosos planes de modernización en curso.

La derrota del militarismo japonés en la Segunda Guerra Mundial y la experiencia de sufrir los únicos ataques nucleares de la historia dejaron al país con una profunda convicción pacifista.
Su papel estaba fuertemente circunscrito y el país evitaba cualquier tipo de enredos con fuerzas militares extranjeras. 

Unos 70 años después, la imagen ha cambiado dramáticamente. La Guerra Fría-quizás-ya se acabó y con ella la Unión Soviética, pero ahora una China emergente está elevando las preocupaciones sobre la seguridad en la región.

Japón sigue siendo un aliado clave de Estados Unidos en la zona. Y con la escala y el alcance de unas crecientes fuerzas militares chinas, Japón ha decidido modernizar sus propias fuerzas armadas.

Su Ejército, de unos 150.000 efectívos, es pequeño, aunque no es relatívo si se compara con las fuerzas británicas, que son un actor de categoría media para la OTAN, con 84.000 soldados.
Tiene también unas impresionantes fuerzas navales con un portahelicópteros, dos barcos equipados con misiles crucero tipo Aegis con sofisticados radares y sistemas de manejo de batallas, unos 34 destructores y nueve fragatas de varios tipos. También tiene unos 80 sistemas de guerra antisubmarina y aviones para el patrullaje marítimo.

Dada  la potencial amenaza que representa en arsenal de misiles de Corea del Norte, Japón tiene un interés creciente en un sistema de defensa de misiles balísticos. El país alberga dos altamente sofisticados radares de Estados Unidos para detectar tales armas. Tiene cuatro destructores capaces de neutralizar misiles balísticos junto con interceptores de misiles en tierra PAC-3, incluso se espera que haya más.
Pero por encima de todo esto, está China, lo que verdaderamente está llevando a Japón a su modernización militar.

El año pasado las Fuerzas de Autodefensa Marítima de Japón comisionaron el buque de guerra más grande hasta ahora-un nuevo portahelicópteros - el JS Izumo.
Potencialmente podría llevar varios aviones V-22 Osprey capaces de despegue vertical. En efecto, Japón ya está interesado en comprar 17 unidades a EE.UU.
También está planeada la compra de más buques de guerra con sistemas antimisiles Aegis y de nuevos aviones de patrullaje marítimo fabricados en el país.


 Dentro de los buques de guerra japoneses participaron en operaciones antipiratería frente al Cuerno de África y aviones de patrullaje marítimo apoyaron misiones en Djibouti, y Japón también empezó lentamente a tomar parte en ejercicios militares más allá de sus costas.

En Julio de 2014, participó por tercera vez en maniobras navales conjuntas con EE.UU. e India y un pequeño contingente de efectivos japoneses está actualmente involucrado en ejercicios con EE.UU y Australia.

Estos cambios que se vean de manera explícita está levantando pasiones  en la opinión pública y cualquier percepción abre el revivir de Japón como un actor militar produce fuertes reacciones de aquellos que sufrieron por su expansionismo  en el pasado, especialmente China.

La Constitución de Japón de postguerra le prohibe usar la fuerza para resolver conflictos excepto en caso de autodefensa. El uso de la fuerza está restringido a un mínimo necesario.

La defensa de Japón depende fundamentalmente de su cercana alianza con Estados Unidos. El sitio chino experto en información militar de la llamada red Talhang publicó un artículo que describe el poder  de unas fuerzas especiales japonesas secretas de las que dijo son sometidas a un riguroso entrenamiento y que cuentan con armas y equipos excelentes.

Según Talhang, nombre de las montañas donde la guerrilla china derrotó a las fuerzas de invasión japonesa a finales de los años 30, a pesar de que Japón ha tenido una serie delimitaciones para mejorar su fuerza militar, tras perder la Segunda Guerra Mundial, en los últimos años ha construido en secreto diversas fuerzas especiales, especialmente pequeñas y realmente increíbles, expertas en defensa  e inflictación, cuya existencia pocos conocen. Se trata de equipos que ni siquiera reciben el nombre de tropas especiales, afirman los expertos militares chinos. Las fuerzas especiales de seguridad de la isla son las más activas y poderosas. Se encargan de defender el suroeste de Kyushu y cada isla de Okinawa, posee 6.000 efectívos entre oficiales, suboficiales y soldados. Este grupo también tiene bajo su cobertura las islas Senkatu, sobre las que China afirma tener su soberanía.



El carro de combate T-10,  es un carro que se está desarrollando en Japón para sus Fuerzas Armadas de Autodefensa, como reemplazo del T-74 y complemento del T-90. El proyecto TK-X, es un cumplimiento para la producción de un nuevo carro  de combate principal para complementar, y luego reemplazar a los carros de combate principal existentes Tipo-74 y Tipo-90 que actualmente están en servicio con la Fuerza Terrestre de Autodefensa de Japón. El desarrollo comenzó en la década de los 90, pero a raíz de los sucesos después del terremoto ésta ha sido aplazada.

Se dió en este blindado un gran énfasis en las capacidades C41 así como en el incremento de su desempeño, potencia de fuego, protección y movilidad, se mejoró significativamente algunas áreas del blindaje lateral comparadas con el Tipo 90. La mira Panorámica del Comandante ha sido movida al lado derecho y está localizada en una posición más alta que la del Tipo 90, dándole al comandante una visión del campo de batalla amplia.

De acuerdo con un informe de Global Segurity, sitio web especializado en asuntos de defensa, se espera que el blindado este armado con un nuevo cañón de 120 mm. de ánima lisa, desarrollado por Japan Steel Works, existe una opción para instalar cañones de 50  o 55 calibres, puede disparar proyectiles antiblindaje de nuevo desarrollo, pero es compatible con todos los proyectíles estándar en uso por los cañones de 120 mm. de la OTAN.

El blindaje a su vez se ha diseñado para ser reconfigurable en el campo de batalla. El Ministerio de Defensa Japonés aceptó formalmente el Tipo-10 en diciembre de 2010 y dispuso una orden por 13 carros Tipo-10 por un coste por unidad de 954 millones de yens. Los 13 carros entraron en servicio en el año 2011.
La cifra exacta de blindados del modelo Tipo-10 se desconoce debido a recortes presupuestarios, se presume que su cantidad sería reducida, en favor de sistemas antiblindaje.

PAÍS DE ORIGEN: Japón
FABRICANTE: Mitsubishi Heavy
COSTE POR UNIDAD: 8 millones de euros.
PRODUCIDO: 2010 y en la actualidad.
CANTIDAD PRODUCIDA: 94 carros en 2016.
PESO: 44.000 kg.
LONGITUD: 9,42 m., ANCHURA: 3,24 m., ALTURA: 2,30 m., 
TRIPULACIÓN: 3 soldados, comandante artillero, conductor.
BLINDAJE: 1.300 mm. de acero nano-crystal, blindaje compuesto cerámico modular.
ARMA PRIMARIA: cañón japan Steel Works de 120 mm.
ARMA SECUNDARIA: Ametralladora M2HB de 12,7 mm. y ametralladora tipo 74 de 7,62 mm.
POTENCIA Y PESO: 27 caballos de fuerza, 220 kw/ton.
VELOCIDAD: máxima de 70 km./h. hacia adelante y hacia atrás.
AUTONOMÍA: 540 km.
TRANSMISIÓN: variable continua, transmisión hidromecánica.
SUSPENSIÓN: activa hidroneumática. 



Jonatan Marcus / bbc.com/mundo/noticias
internacional press.jp
wikipedia/wiki/Tipo10


No hay comentarios:

Publicar un comentario