lunes, 26 de marzo de 2018

El Carro de Combate Urbano

Carro de Combate norteamericano Abrams M1A1 en Basora (Iraq)


Debido a su naturaleza el carro de combate en zonas urbanas (CZURB) el combate en ambientes urbanos se descentraliza y resulta extremadamente difícil de controlar las unidades. Un pelotón de Infantería ligera, sin el apoyo de los medios pesados, presenta desventajas considerables dentro del núcleo urbano.
Por lo tanto, y teniendo en cuenta que la mejor forma de afrontar una operación de zona urbana es el uso del conjunto de fuerzas ligeras, mecanizadas y acorazadas, estas últimas se deben de adecuar a este tipo de combate, y todas ellas han de adiestrarse unidas para lograr el éxito de la misión.

Los enfrentamientos contra insurgentes normalmente tienen lugar a distancia inferiores a un kilómetro debido a que este tipo de adversarios no cuenta con armas asentadas. Los carros permiten a las fuerzas propias aumentar la posibilidad de éxito en un enfrentamiento inicial y responder con precisión, en tiempo oportuno y con una potencia de fuego dirigida más eficaz que la artillería o los sistemas de misil aire-tierra.

El armamento principal del carro de combate es lo que proporciona su mayor potencia de fuego, sin embargo la alta velocidad de salida del proyectil no es del todo efectiva en combates próximos a la población. El bajo perfil del casco y el diseño de la torre restringen los ángulos de elevación y dirección del cañón y de la ametralladora coaxial, haciendo imposible su uso para batir objetívos en edificios elevados o próximos a nivel del suelo. Además de la longitud del cañón especialmente en el carro Leopardo 2E, limita el movimiento a través de calles estrechas e imposibilita la adquisición de objetivos en los flancos y a retaguardia una vez que el cañón apunta a las doce. En este caso el uso de la ametralladora exterior se convierte fundamental para el combate próximo teniendo en cuenta que para el uso, en caso de no poder ser manejada desde el interior, el tripulante se encuentra expuesto.

Un Abrams en una operación de guerra en Iraq dentro de calles de Basora.

En cuanto a las municiones, las que usualmente han utilizado los carros de combate, flecha (APFSDS)c, y carga hueca (HEAT), fueron diseñadas para batir otros carros o vehículos blindados en áreas abiertas, por consiguiente, el paso de una operación en campo abierto a otra en terreno urbano, muy habitual por otro lado en los conflictos actuales, requieren un cambio en la asignación de munición para el arma principal.
Durante muchos años la munición empleada por los carros de muchos países se resumía a la de carga cinética (munición flecha), y carga química (munición de carga hueca y rompedora), sin embargo ninguna de las dos realmente es útil para este tipo de combates siendo la munición multipropósito más eficaz en este caso.

El blindaje de un carro actual está diseñado para el combate en campo abierto y normalmente contra otro carro. En cuanto a la protección por elementos, para el tren de rodaje es suficiente la instalación de faldones más bajos que aumentan la protección de la suspensión y de las ruedas motrices, para la torre, el uso de las denominadas "jaulas" de acero, aumenta la protección frente a misiles como los Strykers utilizados en Iraq por la insurgencia.

Un carro de combate Challenger británico con faldones "Jaula"

Los blindajes resultan bastante pesados, por lo que se ha extendido el uso de kits de combate urbano para mejorar sus capacidades. Destacan la instalación de mallas de acero en todas las entradas de aire, escapes u orificios de la barcaza, la implementación de una ametralladora externa manejada por control remoto desde el interior, el uso de una escotilla con mejor visibilidad para el Jefe de Carro, la colocación de estacas de acero en los limites del vehículo como referencia para la conducción y para la designación de objetivos, y la instalación de una escotilla lateral contrario a la ametralladora externa para batir con armas ligeras los ángulos muertos si fuera necesario.

En el combate urbano, las unidades de carros que no son apoyadas por infantería a pie deben combatir con las escotillas abiertas, debido a que el grueso del enemigo se encuentra, en la mayoría de los casos, a nivel del suelo, por lo que se hace necesario el uso de armas individuales que, disparadas a distancias cortas, neutralicen la amenaza.
Una vez que el combate ha comenzado, la insurgencia se preocupa por recuperar sus bajas y equipo. Cuando se han producido bajas enemigas, a menudo, los insurgentes tratan de recuperar sus restos y el equipo que llevan, especialmente por la noche, por lo que los medios de visión nocturna, el alcance y precisión de las armas que posee el carro, ofrecen una ventaja para batir más objetivos. El combate urbano no es fácil.

Así reza el lema de una unidad acorazada estadounidense:  Tanks, don t leave home without one (Carros de Combate. No te vayas de casa sin ellos).

Revista del Ejército de Tierra español.


No hay comentarios:

Publicar un comentario